Saltar al contenido

Salmos de la Biblia Católica

salmos biblia catolica

Los Salmos que encontramos en nuestras Biblias nos invitan a orar con todo nuestro ser, con el cuerpo y el espíritu. Nos invitan a orar cada jornada, día y noche; con cantos, instrumentos y danzas; meditando en silencio, recitando pausadamente o gritando al Señor; alzando las manos para bendecir, los brazos para suplicar; con la boca, postrado en tierra o con una simple mirada.

Si te apasiona la Palabra de Dios has llegado al sitio web adecuado. Aquí podrás encontrar todo lo relacionado con el mundo de la Biblia, reseñas, artículos y consejos para elegir una buena Biblia Católica que llenará tu corazón y tu vida del amor de Dios.

Biblia Católica y Salmos

El libro de los Salmos es el conjunto de poemas oracionales del pueblo de Israel para expresar a Dios lo que había en su corazón. Cada uno de los 150 salmos tiene su historia particular, ya que surgen del diálogo íntimo de un creyente con el Señor. Por eso podemos encontrar salmos de acción de gracias, de alabanza, de súplica; salmos individuales y salmos de la comunidad.

El libro de los Salmos es el libro del Antiguo Testamento que más veces se cita en el Nuevo Testamento. Jesús oraba con los salmos y desde los comienzos mismos de su historia, la Iglesia continuó orando con ellos como antes lo había hecho el pueblo de Israel. Los salmos son también hoy la oración de la Iglesia y nos siguen inspirando para acercarnos a Dios con plena confianza y agradecidos por el don de su amor.

La Liturgia de las Horas es el conjunto de oraciones oficiales de la Iglesia para cada momento de la jornada, en la que los salmos están presentes de una manera especial para ayudarnos a levantar nuestro corazón al Señor y vivir en su presencia cada día y en cada circunstancia.

Un Salmo para cada situación

Es obvio que el mismo Jesús y los apóstoles crecieron con las oraciones que encontramos en el libro de los Salmos. En cada uno de ellos encontramos una oración para cada ocasión que se nos presenta en la vida. Te ofrecemos a continuación algunas situaciones en las que vas a encontrar en los salmos las palabras adecuadas para tu oración:

  • Ante el dolor, el Salmo 130; “Desde lo hondo a ti grito, Señor.”
  • Ante el peligro, el Salmo 23; “El Señor es mi pastor, nada me falta.” (ver Salmo 23 Católico)
  • Ante el temor, el Salmo 4; “En paz me acuesto y enseguida me duermo, porque tú solo, Señor, me haces vivir tranquilo.”
  • Ante la desconfianza, el Salmo 25; “A ti, Señor, levanto mi alma; Dios mío, en ti confío, no quede yo defraudado.”
  • Ante la vejez, el Salmo 71; “Tú, Señor, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud.”
  • Ante las amenazas externas, el Salmo 91; “Refugio mío, alcázar mío, Dios mío, confío en ti.” (ver Salmo 91 Católico)
  • Ante la soledad, el Salmo 86; “Inclina tu oído, Señor, escúchame que soy un pobre desamparado.”
  • Ante la oscuridad, el Salmo 18; “Señor, Tú eres mi lámpara; Dios mío, Tú alumbras mis tinieblas.”
  • Ante el miedo, el Salmo 27; “El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré?” (ver Salmo 27 Católico)
  • Ante el pecado, el Salmo 51; “Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme.”
  • Ante el anhelo de Dios, el Salmo 42; “Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío.”
  • Ante la oración respondida, el Salmo 28; “Bendito el Señor, que escuchó mi voz suplicante; el Señor es mi fuerza y mi escudo: en Él confía mi corazón.”
  • Ante el gozo de su amor, el Salmo 13; “Porque yo confío en tu misericordia: mi alma gozará con tu salvación, y cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.”
  • Ante la necesidad de su presencia, el Salmo 63; “Oh Dios, Tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti; mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua.”
  • Ante la gloria de Dios, el Salmo 96; “Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra; cantad al Señor, bendecid su nombre, proclamad día tras día su victoria.”
la biblia catolica salmos

El Papa Francisco y la Biblia

Es muy conocida la insistente petición que nos hace el Papa Francisco a los católicos de leer la Biblia de manera frecuente, a diario, ya que necesitamos este alimento espiritual para crecer en nuestra vida cristiana y ser testigos ante el mundo de la Palabra de Dios que se ha hecho carne en Jesucristo.

La Iglesia Católica recomienda la lectura asidua de la Sagrada Escritura (Dei Verbum 25; Catecismo de la Iglesia Católica 133), así como también nos recuerda las palabras de san Jerónimo: “Desconocer la Escritura es desconocer a Cristo y renunciar a anunciarlo”.

Por este motivo, desde la BibliaCatolica.Top queremos colaborar en una difusión a nivel internacional para que cada católico tenga una Biblia y le acompañe en su vida diaria. Te invitamos a regalar un ejemplar de la Biblia a una persona que conozcas, ya que le estarás haciendo el mayor regalo que existe y estarás haciendo posible un mundo mejor al sembrar esperanza y llevar el amor de Dios a los demás.

Comprar una Biblia online nunca había sido tan fácil…